Entrenamientos actuales

Horarios de MMA y GRAPPLING curso 2017-2018


Para más información escríbenos a

bushidocolmenar@gmail.com




Volvió Patrick McCarthy a Madrid en 2010

Días 12 y 13 de junio en la Federación Madrileña de Karate con el patrocinio del Ayuntamiento de Soto del Real, traído de la mano de Jesús Espiga, profesor de karate en dicha localidad.

Esperando para entrar en la FMK me preguntó otro asistente “¿qué estilo practicas tú?”

El que siga este blog sabrá ya que a mí los estilos plim. Le dije “ninguno en particular, me dedico a las hostias y agarrarme con los demás... pero vengo del taekwondo y me va mucho el grappling”.


Dentro, PMcC, al que vi más delgado que hace dos años cuando estuvo en Colmenar Viejo, traído por el Club Bushido, me preguntó lo mismo cuando le saludé y le dije striking and grappling although from taekwondo.


Curiosamente luego en clase McCarthy diría que karate o cualquier otra forma de combate tiene dos grandes pilares: impact & seizing, golpear y agarrar.

A lo largo del seminario PMcC hizo una demostración de lo que es su forma de aprendizaje/enseñanza de las artes marciales y su vinculación con el karate disponiendo la realización del ejercicio por parejas de que se tratara en cada momento y luego la realización en solitario de los movimientos del kata en que se podría decir que se encuentran las técnicas.


Decía el nombre de los katas y los estilos, cambiando incluso la forma de respiración según se refiriera a un estilo o a otro. Es decir, todos los estilos de karate prevén en sus katas defenderse ante un agarre o empujón de una manera similar, pero variando la orientación de las manos, puños cerrados o manos abiertas... da igual, todo sirve para lo mismo y puedes hacerlo como prefieras.


Mucha técnica de agarre, golpes bajos, no se vio ni una patada alta ni florituras, aunque, bueno, algunos ejercicios no sean los más prácticos, pero para gustos colores...


Se basó todo el seminario en ejercicios de flujo de moviemientos (flow drilling, renzoku kyoku): uno ataca y contraataca, que a su vez se ve contraatacado y vuelve a contraatacar... así sucesivamente. El ejercicio no se basa únicamente en que “me atacan con un jab, yo contraataco y finalizo la confrontación”, sino en que ambos practicantes están atacando y contraatacando durante 30 o 40 movimientos. Buscad en youtube koryu uchinadi y echad un vistazo a esta forma de trabajar.


Me parece que desglosar los habitual acts of physical violence, como él dice, y luego trabajar a partir de ahí tiene su sentido para ver qué con qué ataques debe enfrentarse el que entrena para defenderse, desde luego, pero, cuidado, no debemos olvidar que es sólo una forma de entrenamiento y que no hay reglas fijas en las peleas, así que no hay una única respuesta ante un ataque determinado, que seguramente alguna persona podría pensar que si la atacan de tal manera “la mejor manera” de defenderse es “tal técnica”.


Dice PMcC que antes no había estilos y qué él pretende con su estilo / forma de entrenar que una persona sepa reaccionar adecuadamente ante un intento de agresión. No importa si se llama shotokan, shito, goju, wado... si los katas tienen diferencias es una cuestión de preferencias, que todo vale si sirve para conseguir el objetivo final que tienen todos los estilos: vencer, sobrevivir...


Nos ofreció dar un curso en el futuro sólo sobre kyusho jutsu tal y como él lo había descifrado del bubishi y había compartido con Wally Jay en los años 80, padrino de los hijos del propio PMcC, que a su vez compartió dichas investigaciones de PMcC con un colega de George Dillman, que suponemos que será Chris Thomas... También tuvo tiempo para discutir la efectividad de las formas de entrenamiento de algunos grupos dedicados al kyusho por la falta de preparación para hacer frente a atacantes agresivos.


Hicimos algo de suelo también: una anaconda choke, aunque no me quedó claro en que kata viene, jejeje, tal vez sean reminiscencias de su etapa con los shootwrestlers de la UWFI en los años 90.




En fin, como él mismo comentó, alguien se quedó prendado de lo que vio, otros se aburrirían (eso yo no lo noté) y otros dicen que todo esto está bien.

Para mí está bien, es una referencia más a tener en cuenta para enseñar a los compañeros del grupo de goshin, pero como no hay suficientes horas de clase en la semana para tanta materia seguiré con mis bestiales métodos colmenareños por ahora impartiendo lecciones de hostias, agarres y algunas cosas más 3 días a la semana en Colmenar Viejo.










Publicar un comentario