Bunkai-boon hae. Aplicaciones de las formas y la crisis de las artes marciales tradicionales

Hoy asistí a otro evento de la FMK

17/10/2010

Curso de Bunkai de Katas

PONENTES:

- D. Miguel Gomez Nacarino : Cinturon Negro 7º Dan
- D. Miguel Angel Ayala : Cinturon Negro 6º Dan


LUGAR: POLIDEPORTIVO DAOIZ Y VELARDE


C/Calle Alberche, 21 (Sede de la F.M.K.)


FECHA: 17 de Octubre de 2010


HORARIO: Mañana de 10,00 a 13,00 Horas


Temario: Katas "Paiku" y " Bassai-Sho"


EDAD: Desde Cinturon Negro


Tras la asistencia a las jornadas con Patrick McCartthy en la FMK en junio de 2010

Volvió Patrick McCarthy a Madrid en 2010

esperaba más de un curso denominado Curso de Bunkai de Katas.

Ya hace algún tiempo que me ha llamado la atención la puesta en práctica de las formas y he intentado proponer algunas soluciones a los pumses de taekwondo, como se puede comprobar en el blog Los secretos del taekwondo. Pumses aplicados, que pretende solamente hacer reflexionar al practicante que, como yo, quiere darle un sentido práctico a algo que ha practicado desde siempre y que no era más que una gimnasia, sin connotación alguna de defensa personal más allá del mero golpeo (y encima ridículo) y alguna teórica suelta de un agarre simplemente porque no puede ser un puñetazo o una patada.

De la sesión de hoy no he sacado realmente nada positivo. Lo mejor de todo el día ha sido, sin duda alguna, la charla final que ha dado Miguel Gómez Nacarino.

Nada de la práctica del día ha sido positivo para mí, sino, más bien al contrario, un particular tormento.


Esas aplicaciones...
En cuanto a las aplicaciones todas han sido del estilo "me atacan con oi suki (olgul bande jirugui) en zenkusu dachi /ap kubi y defiendo con soto uke (momtong an maki), me siguen atacando, así a lo tonto, con gyaku suki/ momtong baro jirugui y defiendo con gedan barai/ are maki".
Mientras tanto, la otra mano va a la cadera (hikite).

Para empezar, iniciar un ataque con un puño directo a la cara en posición larga es bastante estúpido si se trata de trabajar defensa personal. A mí particularmente me gusta trabajar ese primer contacto con un empujón de esos de marcar distancia.
Para continuar me parece una chorrada hacer un bloqueo y llevar la otra mano a la cadera.

EL HIKITE

El hikite según dice Iain Abernethy en su libro An Introduction to Applied Karate, que escribió Gichin Funakoshi en "Rentan goshin karate jutsu" (1925):

"Hay que tirar de la mano del contrario y girar todo lo que se pueda para desequilibrarle hacia nosotros" (página 12 del libro, que os lo podéis descargar).



Por tanto, para mí, un bunkai que no tenga en cuenta esto del hikite no me convencerá. Me lo creeré si me lo dicen McCarthy, Abernethy o alguno del estilo de éstos.













El desarrollo de la sesión

En cuanto a las formas de la sesión hay varias cosas que no me han convencido.
Los ponentes eran respectivamente de los estilos shotokan y shito ryu.

El primero en darnos su versión del bunkai de paiku ha sido el profesor de shito ryu.

Ha asistido mucha gente, como es habitual en estos cursos federativos. Unos eran de un estilo y otros de otro, lógico.

Cuando ha terminado su parte de la sesión el primer profesor, muchos asistentes han cogido sus macutos y se han marchado. Mejor para los que nos hemos quedado, que hemos tenido más espacio para entrenar, pero me parece una demostración de falta de interés en aprender sobre bunkais.
No sé si pensar que cada uno se ciñe a su estilo y pasa de lo que puedan hacer los demás o que ya conocían al siguiente ponente y sabían que no tenía nada que aportarles.

Por lo que he hablado en ocasiones con estos karatekas la cuestión es más bien que los del estilo A dicen, estos del estilo B hacen el robot. Es decir, se faltan el respeto.

El calentamiento

Creo que los asistentes ya deberían estar suficientemente preparados a la hora de comienzo de la sesión para empezar inmediatamente con los ejercicios.

Eran todos cinturones negros. Eso implica que con tantos años de práctica ya deberían saber prepararse para un entrenamiento.

El profesor debería llegar y decir: "venga, ya son las 10 y lleváis por aquí un rato. Estáis todos listos ¿no? Vamos a empezar con esto. Si alguien no ha calentado aún que lo vaya haciendo por ahí sin molestar a los demás".

El calentamiento además ha sido bastante malo. El profesor no ha hecho suyos los principios del sargento de hierro de que hay que improvisar adaptarse, vencer.





Éramos muchos en la sala y nos ha puesto a hacer caídas, con el consiguiente riesgo, dar saltos hacia adelante, diagonales, laterales. Un peligro.

Claro, como él no tenía a nadie cerca, pues venga a hacer el cabra. Los demás que se jodan ¿no?

Yo bastante he tenido quedándome quieto en medio de la masa preocupado porque nadie cayera encima de mis rodillas o pies...



El (mal)trato al uke por parte de los profesores

Creo que si una persona te deja su cuerpo debes tratarle más o menos bien. Me parece mal, muy mal, maltratar a una persona de la que sabes que no te va a devolver las hostias.

Es ya algo habitual ver cómo un profesor le da de hostias a bocajarro a un uke que está en el suelo porque le ha tirado y le tiene que rematar.

Creo que es mejor marcar los remates. Y por marcar me refiero a poner el pie o nudillos en la cara o el tronco del uke. No hace falta impactar.

Por otro lado, si el uke no reacciona a lo que se espera que haga para continuar con una táctica, por ejemplo, se le enseña.

Pero, profesores del mundo, no hace falta que les deis de hostias a los pobres ukes. Esos ukes serán profesores algún día y maltratarán a sus alumnos porque es lo que les han hecho a ellos.


La crisis de las artes marciales

Luego muchos se preguntan por qué las artes marciales están de capa caída. Maltratar al uke a lo tonto ayuda a que la cosa esté así de mal.

Otro de los factores que contribuyen a que las artes marciales "tradicionales" tengan una mala consideración en el mundillo del combate es que, joder, ¿en qué están pensando estos tíos? ¿Que si vas a la calle te van a atacar con oi suki? Nadie ataca así. Algunos profesores lo dicen pero luego no actúan en consecuencia porque, como hemos visto hoy, empezaban sus demostraciones con ataques de oi suki.




Bueno, yo invito a los que queráis probar a que vengáis a una clase mía y lo pongamos en práctica. No por entrenar sin oi suki va a dejar de llamarse karate o taekwondo o kung fu, ¿no? ¿O es que para hacer artes marciales hay que hacer el payaso con el puto oi suki?

Por lo que veo por ahí en las clasificaciones de estilos (clasificaciones como, por ejemplo, en la web de Noris) da la sensación de que si no empiezas tus ejercicios de artes marciales con oi suki ya dejas de hacer artes marciales y te dedicas a "sistema de combate".

He leído en algún sitio que el krav maga no es un arte marcial, sino un sistema de combate...

Creo que, según muchas personas, las artes marciales, para poder ser denominadas así, tienen que tener reverencias, kamiza, uniformes, formas, ser orientales y cinturones de colorines. Chorradas.

Decía Nacarino hoy, y otros días, que karate es todo. Que no es un deporte (y matiza "para mí no es un deporte"), sino un sistema de defensa donde hay que agarrar (tuite), aplicar puntos de presión, golpear, proyectar... que todo debe ser sencillo y por tanto utilizable en cualquier circunstancia. Que hay que entrenar con realismo, no haciendo el bobo.

En fin, lo mejor de hoy ha sido la charla del final.
Publicar un comentario