Entrenamientos de MMA y grappling del verano de 2010: se acabó un bonito verano

El pasado lunes 13 de septiembre de 2010 finalizaron las clases del verano.

Gracias al Ayuntamiento de Colmenar Viejo, hemos podido disponer de tatami todos los días de entrenamiento, lo que me ha permitido enfocar las clases de manera diferente a como lo venía haciendo en los entrenamientos de martes o jueves del curso pasado.

Los entrenamientos de martes y jueves del curso 2009-2010 se desarrollaban en el gimnasio de un colegio, sin tatami.



Ello supuso que trabajaríamos con mayor insistencia de lo que sería deseable el trabajo de pie, de modo que lo enfoqué orientado principalmente al boxeo sucio con muchos golpes que serían ilegales en el boxeo de competición (manotazos, patadas bajas, martillazos, con el canto de la mano, con el antebrazo, el codo...). El estudio del clinch fue un factor preponderante durante los meses que di clase en ese gimnasio. Asimismo, el acondicionamiento físico específico para la pelea fue una parte importante.

Con cierta regularidad trabajamos en un suelo poco recomendable, pero desde luego mucho más seguro del que habríamos tenido en la calle o los parques, derribos, proyecciones, etc. y algún día suelto técnicas de lucha en el suelo. Había colchonetas de varios decímetros de grosor que también supimos emplear mientras estuvieran posicionadas tanto vertical (como saco, o para empotrar a un rival contra una pared segura) como horizontalmente (proyecciones).

Por último, en clases de hora y media el acondicionamiento físico tuvo un papel muy relevante machacando a los alumnos a hacer abdominales, fondos y sentadillas, así como la última relajación con estiramientos.

El trabajo de suelo lo realizábamos principalmente los días en que disponía de budokan, cerrado en julio de 2010, al acabar el curso, y todos los sábados en el tatami de la piscina de verano, seguramente infrautilizado los martes y jueves por el personal de aikido (los que hayan leído mi blog ya sabrán por qué intuyo eso de "infrautilizado"...).

Grappling



Un gran éxito de asistencia de alumnos los sábados a ese tatami, donde pudimos trabajar de manera integrada el golpeo, el clinch, los derribos, las escapadas, el ground & pound, el control de pie y en el suelo del rival y las técnicas de sumisión (luxación y estrangulamiento).

Durante el verano noté la evolución como profesor que me daba disponer 3 días a la semana de tatami:

Los primeros días de julio en el nuevo tatami del polideportivo Lorenzo Rico las clases se dividían en secciones de trabajo de pie o de sólo lucha, nada realmente integrado. Los trabajos de pie eran más de golpeo y clinch. El trabajo de lucha era más del estilo de como se suele enseñar por ahí: te cojo, te tiro al suelo con tal técnica, te levantas, me tiras tú...

En seguida empecé a proponer los trabajos donde se integran todas o varias de las facetas que componen (o pueden hacerlo) una pelea: golpeo a media y corta distancia, agarres, derribos, golpeo en el suelo, controles, reversals, escapadas y/o finalizaciones con llaves. Nada nuevo porque ya lo había venido aplicando todos los sábados del año y el día de entre semana que me tocaba dar clase en el budokan.

MMA



Sin embargo, tener continuidad en una instalación en condiciones supuso un punto de inflexión en la evolución de las clases y al final del aprendizaje de los alumnos. Las clases se empezaron a componer de ejercicios que fácil y progresivamente se iban complicando y que todo el mundo, con independencia de su experiencia previa, podía seguir.

Esto se reflejó en la posterior prueba de fuego: el combate. Los alumnos aplicaban en la pelea las técnicas con gran soltura, eficacia y seguridad, dándome la impresión de que en una situación real (donde la tensión impide razonar) el instinto podía reaccionar de acuerdo con los principios inculcados (es más eficaz aprender principios que técnicas sueltas).



Ésta fue la tónica general desde mediados del mes de julio y hasta el pasado 13 de septiembre. Los nuevos practicantes estaban encantados con la metodología por lo natural y habitual que era todo y por la contundencia y facilidad de lo ensayado.

En lo personal ha sido una gran satisfacción para mí. Siento que he evolucionado mucho en la forma de dar las clases y que los alumnos y alumnas han progresado más aún de lo normal (a ritmo exponencial, si utilizamos una hipérbole).

Esto me hace replantearme el futuro inmediato: insistir en enseñar grappling y combat grappling ("con trucos" para poder llamarlo defensa personal... recordad, en lo físico todo se reduce a hostias y agarres).

En lo que al futuro inmediato respecta, durante el curso 2010-2011 y por ahora, mi compañero maese Daniel se encargará de dar las clases de martes y jueves y yo los sábados daré las mías estrictamente enfocadas en el combat grappling "con trucos" (aunque la denominación original sea "hostias y agarres") y algunas clases particulares que puedan surgir mientras tanto.

Desde aquí quiero agradecer en mi nombre y en el de todos los que hemos podido disfrutar de los tatamis este verano al Ayuntamiento de Colmenar Viejo la cesión de dichas instalaciones así como de las otras que nos permite utilizar a lo largo del curso escolar.

Únicamente solicitamos poder utilizar éstas u otras igualmente acondicionadas, incluso pagando la tasa que corresponda cuando ésta se establezca, y deseamos seguir colaborando en el futuro.

















Publicar un comentario