Segunda sesión de kyusho en Colmenar Viejo



Si bien me quedé con la
sensación de que faltó más práctica por parte de los asistentes para asimilar
correctamente los puntos de presión, ésta fue otra enriquecedora sesión para
todo tipo de artistas marciales. Asistió gente procedente de estilos como jiu
jitsu, aikido, karate, judo, hapkido, taichi, taekwondo y kajukembo.




Mediante
el estudio de los puntos de presión el artista marcial de las artes de golpeo
puede comprender por qué las katas o pumses recogen técnicas que
no tendrían ningún sentido en la práctica deportiva del arte marcial, práctica
que en aras de una mayor seguridad de los deportistas impone unas reglas de
combate que limitan muy seriamente una más sencilla y menos exigente aplicación
a la defensa personal.




Asimismo, para los
practicantes de artes de lucha (Brazilian jiu jitsu, judo, sambo, wrestling,
aikido) aplicaciones de técnicas de brazo como ude garami / hammer lock /
kimura, armbar / juji gatame e ikkio, nikkio, de pierna como un achilles lock o
un toe hold se vuelven más sencillas de aplicar, produciendo una sumisión o un
retroceso en su ataque de la persona controlada.




Kyusho
significa punto rápido y tiene un equivalente chino (seguramente su origen)
llamado Dim mak. Hay un grupo de estudiosos que realizan seminarios por todo el
mundo y demuestran a los practicantes de artes marciales (cualquier estilo)
cómo pueden obtener resultados rápidos conociendo dónde atacar (por ejemplo, en
el antebrazo), cómo (golpeando, frotando, presionando) y las combinaciones de
estos puntos en función de los meridianos de que forman parte y que recorren el
cuerpo recibiendo estos puntos nombres en función de los órganos afectados
(pulmón, corazón, estómago, intestino delgado, grueso...), combinaciones de las
que se obtienen sinergias positivas, puesto que la suma de la presión de
ciertos puntos en combinación es mayor que el efecto de la presión
independiente de cada uno de ellos.




Dentro de este grupo tenemos
a George A. Dillman, veterano karateka autor de Humane
Pressure Point Self-Defense: Dillman Method for Law Enforcement, Medical Personnel,
Business Professionals, Men and Women
.




En
esta obra Dillman explica sencillamente puntos fácilmente accesibles que se
podrían atacar en una situación de tensión propia de la defensa personal.
Evidentemente, no recoge todos los puntos posibles, pero hace una buena
selección que cualquier persona podríamos utilizar en situaciones comunes en que
un individuo pretende abusar de nosotros o hacernos daño. Por Humane
Dillman entiende que no es el objetivo de su sistema el producir un daño
permanente al agresor, sino aturdirle, desconcertarle o inmovilizarle lo
suficiente para que desista de su intento de agredirnos.




Dillman
propone soluciones prácticas, sencillas y rápidas a situaciones comunes y
diferentes, donde tori (el héroe que siempre gana en la simulación
marcial) puede ser hombre o mujer, donde uke puede ser agresivo o casi
inofensivo, cuando nos agarran una mano o las dos, nos hacen el abrazo del oso
o intentan intimidar a nuestra pareja, por ejemplo.




En
otro bloque del libro se dedica a ofrecer recursos ante diferentes escenarios
en que las fuerzas y cuerpos de seguridad necesitarían controlar una persona
sin causarle ningún daño que pudiera alegar para denunciar abuso de poder por
parte de los agentes de la autoridad.


En definitiva, es muy recomendable el estudio de los puntos de presión para todos los artistas marciales que se precien de serlo.


Publicar un comentario en la entrada