Hasta dónde puede llegar la influencia de un profesor

Propongo las siguientes cuestiones para el debate:

¿Se puede imponer a los alumnos con quién no entrenar?


¿Tiene derecho un profesor a exigir o sugerir a sus alumnos que no entrenen con tal o cual profesor porque procede de otra línea de práctica de un arte marcial?

¿Es ético siquiera sugerirlo?


¿Dónde están los límites y quién los marca? ¿Es competente ese individuo para marcarlos?

¿Por qué se practican artes marciales? ¿Hay algo más que un único estilo? ¿Hay algo de indigno en practicar diferentes artes marciales (crosstraining)? ¿Es bueno tener diferentes influencias o experiencias? En definitiva, ¿en base a qué se decide lo que le conviene a uno?


¿Quién puede tener miedo de que sus alumnos se vean influenciados por otros? ¿Cómo valora realmente a sus alumnos el que pretende ejercer su influencia sin argumentos que éstos puedan entender y que no tienen lugar en nuestra sociedad?
Publicar un comentario